We Bistrot es un local lleno de encanto donde comer y tomar copas es una experiencia deliciosa y adictiva. Su horario non stop y la variedad de su carta permiten una experiencia gastronómica integral. Ahora renueva su carta de invierno y apuesta por la música en vivo los sábados por la noche.

 

En este pequeño local situado frente a la Iglesia de Santa María del Mar ofrecen tapas tradicionales, y no tanto, de primera calidad, cócteles clásicos con mucha personalidad y unos postres que quitan el sentido. Es pequeño pero muy acogedor, cuenta con un equipo humano de contrastada valía y unos precios realmente adecuados.